Día 3: Zaanse Schans y Keukenhof

Tras levantarnos y darnos una ducha en el mejor camping en el que estaríamos en todo el viaje, pusimos rumbo hacia Zaanse Schans. Nuestra idea era improvisar ese día, sabíamos que veríamos Zaanse, pero no sabíamos qué haríamos después. Es una gozada viajar así 😉

Llegamos a Zaanse con un frío horrible, el cielo nublado y mucha bruma. Aparcamos el coche en un parking que cuesta 8 €, destinado para turistas, claro. Este precio es para todo el tiempo que quieras estar. La entrada al recinto es gratuita. En esta dirección tenéis el mapa de la zona http://www.zaanseschans.org.es/mapa-de-zaanse-schans.php y en esta, mucha más información: http://www.zaanseschans.org.es/

web1

 

web2

web3

La zona es muy bonita, aunque se ve que está más que preparada y orientada al turismo. Me pareció un poco como un escaparate turístico… No en vano, es un museo al aire libre que reproduce cómo eran los molinos del río Zaan entre 1600 y 1700.

web4

web5En la entrada, al lado de la máquina para pagar el parking, hay una máquina para sacar mapas gratuitos, parecida a esta (la foto es de una de Delft, pero es igual).

maquina web

Se puede acceder a los molinos pagando 2-3 euros. Tened en cuenta que los molinos cierran a las 16 h.

web6

Hay baños en una de las casitas cerca de los molinos, o en el edificio grande que está al lado del parking. En ambos hay que pagar 0,50 € por uso.

Finalizando la visita comenzó a aparecer el sol entre las nubes, por lo que nos decidimos a ver Keukenhof ese día, ya que queríamos verlo con buen tiempo para verlo en todo su esplendor.

 

LA RUTA DE LAS FLORES Y KEUKENHOF

La ruta de las flores o ruta Bollenstreek es uno de los atractivos de Holanda en primavera y se puede visitar el mismo día que se visita Keukenhof. Es una extensión de campos de flores a lo largo de 40 kilómetros, entre Haarlem y Leiden (por la N206 o N208) y el mejor momento para recorrerla es en el mes de abril.

Tristemente, cuando llegamos a la zona pudimos comprobar que la mayoría de las flores ya habían sido cortadas, aunque aún quedaban algunos campos en flor.

campo web

campos web7Las casitas y pueblitos diminutos de los alrededores de Keukenhof son preciosos, merece la pena hacer un recorrido si tenemos coche 😉

Y por fin llegamos a Keukenhof, uno de las visitas que más ilusión me hacía del viaje. Habíamos sacado las entradas por internet, tanto para entrar, como para el parking. Y para el parking no nos la pidieron, pudimos aparcar sin enseñar entrada. Puede ser porque era más del medio día y estaba a tope de gente, o porque se despistaron… ni idea. El caso es que podríamos haber aparcado gratis.

Entramos sin hacer colas al parque, y nada más atravesar la puerta ves miles de flores de todos los colores por todos lados. Es precioso! Podéis coger un mapa bastante bueno que está a la entrada, justo tras atravesar las taquillas. Nosotros no lo cogimos, preferimos perdernos y descubrirlo solos. Aquí os dejo unas fotos para que podáis verlo por vosotros mismos.

keuk 1 web keuk 2 web keuk 3 web keuk 4 web keuk 5 web keuk 6 web keuk 7 web keuk 8 web keuk 9 web keuk 10 web

Acabamos la visita y decidimos ir a ver la zona de las dunas, cerca del National Park Zuid-Kennermeland ( http://www.np-zuidkennemerland.nl/documents/home.xml?lang=nl)

Llegamos hasta un pueblito diminuto al lado de la costa, donde almorzamos a las tantas de la tarde, y por donde paseamos un poco por la playa… pero el tiempo estaba tan desapacible y hacía tanto frío, que decidimos subir de nuevo al coche y seguir adelantando ruta.

Nos apetecía ver Leiden, pero finalmente la descartamos por falta de tiempo y por no ir a la carrera, y buscamos campings cerca de Delft. Cómo no, nos volvió a pasar lo mismo con los campings: o estaban cerrados o estaban llenos. Recorrimos 3 o 4 cercanos a la ciudad, y acabamos buscando un hotel. Estábamos cansados, estábamos perdiendo un monton de tiempo, y ese día hacía tanto frío que lo íbamos a pasar mal en una caseta y en un saco poco preparados para esas temperaturas… así que por primera vez pudimos dormir calentitos en una cama.

El hotel estaba en las afueras, se llamaba Hotel Shanghai Holland, y nos costó 73€.

Giethoorn, el pueblo más bonito de Holanda

Hoy escribo para presentaros un pueblo que me enamoró en nuestra visita a Holanda. Se trata de Giethoorn, un pueblo del norte de los Países Bajos que está bautizado como la “Venecia del Norte” o la “Venecia de los Países Bajos”. Incluso en algunos sitios aparece como “el pueblo más bonito de Holanda”, y no es para menos; es un pueblo de cuento.

giethoor 1 web

giethoorn 2 web

giethoorn 3 web

Es un pequeño pueblo perteneciente a la provincia de Overijssel, en el norte del país. Se encuentra a 95 kilómetros de Ámsterdam, y a unos cinco kilómetros de Steenwijk, el lugar más cercano con parada de tren. Se encuentra en los límites del Parque Nacional de Weerribben-Wieden, que incluye cerca de 6.000 hectáreas, lagunas, cañaverales, pantanos y prados húmedos. Nos podemos hacer una idea de lo bonito de la zona si alquilamos un bote varias horas y recorremos tranquilamente la zona del lago y alrededores.

gieth 5 webDentro de Giethoorn la circulación con coches está prohibida. En vez de calles hay canales, y sólo se puede recorrer en barca, en bicicleta o a pie. En un principio fue creado sobre turba y entre diferentes lagos. Para transportar la turba fueron cavados canales y acequias. De ahí que las casas parezcan construidas sobre islas pequeñas a las que sólo se puede acceder a través de puentes. Para acceder a muchas de ellas, hay que atravesar pequeños puentes, que suman más de 170 en todo el pueblo.

giet 8 web

Las casas son preciosas, todas ellas con tejado de paja. Aquí están reparando uno de ellos.

 

giethoorn 4 webLos botes para recorrerlo son similares a góndolas, aunque la mayoría tienen motor eléctrico. Se llaman “punter” y son impulsadas por unos palos llamados “punterboom” . Se pueden alquilar por horas y hay multitud de puestos de alquiler en la entrada del pueblo, no tiene pérdida. También se pueden alquilar pequeños cruceros, unos barcos con capacidad para más de 20 personas que dan un paseo por los canales. Si se alquila un bote, os dan un pequeño mapa con las posibles rutas en función del tiempo que se quiera estar.

giet 6 web

giet 7 web

CÓMO LLEGAR

Llegar a Giethoorn en otro transporte que no sea coche no es fácil, ni barato. Lo más sencillo es ir en coche de alquiler (1,30 horas desde Ámsterdam). Se puede aparcar en parkings gratuitos y se puede pasar la noche en alguno de sus hotelitos o en la multitud de campings que hay en el mismo pueblo o en los alrededores cercanos.

Para ir en transporte público, el sitio más cercano con parada de tren sería Steenwijk (tren con destino a la ciudad de Leewarden), y desde allí tomar el autobús nº 70 de la empresa  Connexxion. Hay que bajarse en la parada Hylkemaweg (centro), aunque ante la duda siempre le podéis preguntar al conductor.

 

CUÁNDO IR

El mejor momento para visitar Giethoorn es en primavera, verano o principios de otoño. Es un lugar que está en el norte de Holanda, y el clima en invierno puede impedir visitarlo en condiciones.

 

Fuentes y más información:

http://www.visitarholanda.com/

http://www.holandalatina.com/giethoorn-holanda.htm

http://www.veoverde.com/2013/07/giethoorn-la-aldea-que-no-tiene-calles-ni-grandes-avenidas/

http://www.holland.com/es/turista/article/giethoorn-16.htm

Día 2: Waterland (Edam, Volendam y Marken) y Alkmaar

Hoy visitamos los pueblos de la zona de Waterland, que está compuesto por Edam, Volendam, Marken, Monnickendam y Pumerend. Como ya dije, es una zona preciosa con paisajes de cuento.

 

EDAM

Nos levantamos temprano y nos dirigimos hacia el pueblo. Lo primero que hicimos fue comprar provisiones para desayunos, cenas y picoteos entre horas. Y agua. Una vez lleno el maletero del coche y nuestros estómagos, fuimos a disfrutar de Edam. Dejamos el coche en un parking con tiempo limitado, creo que eran dos horas, y fuimos callejeando.

edam web 1

edam 4 web

edam 3 web

edam 7 web

edam 6 web

 

El centro Edam esta un poco retirado del mar, pero tiene un encanto especial. Fue de los pueblos de Holanda que más me gustaron. Es un placer recorrer sus callejuelas, todo está cuidadísimo y muy limpio. Es típico, entre otras cosas, su famoso queso bola, y tiene un mercado del queso todos los miércoles de julio y agosto (de 10,30-12,30).

 

edam 2 web

edam 5 web

edam 8 web

 

VOLENDAM

Salimos de Edam y en un momento nos pusimos en Volendam. También dejamos el coche en un parking con límite de tiempo. Si veis que el tiempo es muy poco, podéis volver al coche y moverlo de sitio para “poner el contador a cero” o aparcarlo en un parking de pago. Nosotros hicimos una visita rápida al pueblo, así que no tuvimos que pagar parking.

Volendam es un pueblito de pescadores con un bonito paseo marítimo, pero desde mi punto de vista, no es mucho más que eso. Personalmente me parece la visita más prescindible de los típicos “Edam, Volendam y Marken”. Aunque, por supuesto, es bonito, y si se está por la zona, hay que visitarlo 😉

VOLENDAM 1 WEB

VOLENDAM 3 WEB

VOLENDAM 2 WEB

VOLENDAM 4 WEB

Se puede ir a Marken en coche o bus, o coger un ferry regular que permite tener unas vistas seguramente muy bonitas. Nosotros seguimos con el coche hacia Marken, pero antes hicimos una parada rápida en Monnickendam, otro pueblecito del estilo de los anteriores, con mucho encanto.

MONNICKENDAM WEB 1

MONNICKENDAM WEB

 

MARKEN

Marken se encuentra en una pequeña isla conectada por una carretera situada apenas un metro sobre el agua. Llegando a la isla se ve a ambos lados el agua, y a lo lejos el mismo pueblo. Es precioso y está muy cuidado, con sus casitas verdes perfectamente pintadas y sus grandes ventanas expuestas al visitante, a cada cual más bonita. Se ve que es algo típico, tener grandes ventanales sin cortinas, quedando el interior de las casa a la vista de los viandantes y  adornándolas con plantas, velas, jarrones o multitud de objetos de adorno que hacen muy entretenido pasear por las calles.

MARKEN 1 WEB

MARKEN 2 WEB

Cuando aparcamos el coche el Marken (esta vez el parking era de pago, 4 € creo recordar, y sin posibilidad de dejarlo en otro sitio, por lo que nos pareció) empezó a llover. Ya dije que el paraguas es totalmente imprecindible… aunque nosotros no llevamos, jeje. Tuvimos que comprar uno de guiri total, que ponía bien grande “Amsterdam”… era lo único que había, así que hubo que hacerlo 😉

Justo en la entrada al pueblo hay una pequeña fábrica de zuecos artesanal. Tiene también una tienda, y es curioso de ver. Recomendable.

MARKEN 6 WEB

MARKEN 7 WEB

MARKEN 8 WEBSeguimos visitando y callejeando el pueblo, que por cierto estaba desierto con la lluvia que estaba cayendo. Nos gustó mucho, es encantador. Nos tomamos un cafecito para resguardarnos del frío y la lluvia y en un puesto en la calle uno de los famosos arenques crudos. Estaba riquísimo!!

MARKEN 4 WEBLa verdad es que estos pueblos pueden visitar rápidamente o entretenerse lo que cada uno quiera, callejeando o tomando algo en alguna cafetería.

MARKEN 3 WEB

MARKEN 5 WEBFinalmente, como íbamos bien de tiempo, adelantamos parte de la ruta del día siguiente y fuimos hacia Alkmaar, pasando antes por Broek in the Waterland, un pequeño pueblo con calles empedradas y canales, del estilo de Edam pero en diminuto.

 

ALKMAAR

Alkmaar nos gustó mucho. Del estilo de los anteriores, pero más grande aunque no por ello con menos encanto. Muy bonito.

ALKMAAR 2 WEB

ALKMAAR 3 WEBEn el centro de la ciudad está la casa del pesaje (Waag), donde está la oficina de turismo y el museo del queso. Y en esa misma plaza es donde se lleva a cabo el mercado del queso de Alkmaar, los viernes entre los meses de abril y septiembre. Por fechas nos coincidía, pero no por la planificación de la ruta, por lo que tuvimos que dejarlo para otra ocasión, porque el viernes ya estaríamos lejos de allí.

ALKMAAR 1 WEB

ALKMAAR 4 WEB

Acampamos en un camping que estaba genial, entre Haarlem y Zaanse Schans, que visitaríamos al día siguiente.

CAMPING 1 WEB

CAMPING 2 WEB

 

Día 1: Llegada a Holanda, noche en Edam

Llegamos al aeropuerto de Ámsterdam sobre las 6 de la tarde, y tras recoger maletas y el coche de alquiler, pusimos en el GPS la dirección de uno de los campings que teníamos pensado, cerca de Marken. La idea era empezar la ruta por este pueblo, y acabar en Ámsterdam, para no estar corriendo de un lado para otro el último día. Así que pusimos la dirección y en vez de elegir “ruta más rápida” elegimos “ruta más corta”. Falta de práctica, error de principiante (aunque no lo seamos con esto del GPS) o simplemente que siempre nos tiene que pasar algo con el dichoso aparatito cada vez que nos vamos de viaje… En fin, como elegimos ruta más corta, nos metió por el mismo centro de Ámsterdam, recorriendo callejuelas, sorteando cientos de bicicletas, peatones, tranvías y camiones, y mirando como locos a todos lados para no llevarnos a nadie por delante!

Y de repente, salimos de la ciudad, y aparecieron ante nosotros las llanuras de Waterland, una auténtica maravilla de tierra ganada al mar Ijssel, cubierta de verde y salpicada por pequeños canales de agua, lagos y multitud de vacas pastando en lo que debe ser algo parecido al paraíso vacuno.

 

waterland 1 webwaterland web

Waterland es un municipio de Holanda totalmente llano y húmedo, con muchos pueblecitos pequeños y encantadores que invitan a perderse en sus callejuelas. Recorrimos un poco la zona en coche y nos dirigimos hacia el camping, pero nos encontramos con el primer camping cerrado. Como ya he comentado al principio, si se va de camping, hay que tener muy en cuenta los horarios. Y en ese momento serían las 7 y pico de la tarde, y ya no había nadie para atendernos. La barrera estaba bajada y tampoco podíamos entrar e instalarnos, por lo que tuvimos que decirle a nuestro super GPS que buscara un camping cercano. Nos llevó a otro, en Volendam, y más de lo mismo, con el añadido de que éste parecía directamente abandonado. La suerte es que en esta zona las distancias son cortas, y el paisaje es tan bonito que no nos importó demasiado. Busqué otro camping de mi lista y que coincidiera con alguno de los que nos proponía el GPS y nos decidimos por uno que estaba en Edam, por lo que nos subimos en el coche y volvimos a cruzar las llanuras.

Llegamos a Edam cuando casi era de noche, y por los pelos pillamos al dueño del camping con la recepción abierta. Eran las 20:25 y cerraba a y media. Menos mal!!! (fue el único camping que vimos que cerraba a esas horas). Pudimos instalar nuestra caseta, sacos y demás y salir en busca de algo de comer, que estábamos con un bocadillito desde las 12 del mediodía. Nos costó dar mil vueltas para encontrar algo, porque como ya dije, en Holanda todo cierra muy temprano. El supermercado cerrado, y tooodos los bares también!!! No había un alma en la calle, ya era de noche y había empezado a llover un poco. ¿¿Es que no hacen vida fuera de casa estos holandeses??

Pues… parece que no. Al menos no en Edam 😦  Tras varias vueltas en coche, callejeos varios y preguntarle por sitios para comer a nuestro amigo GPS, encontramos un local con unas luces encendidas y fuimos muertos de hambre a ver si estaba abierto. Y siiii!!!! Era un pub, donde había un par de chicos jugando al billar y bebiendo cerveza. Y pudimos tomarnos un sándwich y probar nuestra primera cerveza holandesa.

Ya de mejor humor y con la barriguita llena, fuimos hacia el camping, meternos en nuestra diminuta caseta y dormir de un tirón con el agua y los barcos casi al lado 🙂

ASPECTOS A TENER EN CUENTA (HOLANDA Y BÉLGICA 2014)

Viajar en coche de alquiler por un país como Holanda, es cómodo, pero no es muy necesario. Es cierto que nos daba más libertad, y dado que queríamos quedarnos en campings y no llevábamos el alojamiento pensado desde el inicio, el coche era totalmente imprescindible. Pero si el viaje nos lo hubiéramos planteado como hace la mayoría, con los alojamientos ya reservados desde casa, y en las ciudades, me parece que el coche no es necesario. Es más dinero, porque la gasolina allí también cuesta lo suyo, a cambio de más libertad.

Los campings permiten ahorrar bastante dinero, y si te llevas un buen colchoncito hinchable no hay muchos problemas de comodidad (siempre que no te importe dormir en caseta y con baños compartidos). Hay que ir bien preparados para el frío, con sacos adecuados y casetas en condiciones. Nosotros no llevamos sacos para mucho frío, y hubo noches que sentía que me salían estalactitas en la cara! Pasamos mucho frío algunas noches, sobre todo en Bélgica.

En el caso de ir de camping, mi consejos son:

1º- Ir preparados para el frío, con buenos sacos de dormir

2º- Llevar las reservas hechas desde un par de días de antelación, al menos. En varias ocasiones nos tuvimos que ir de campings por estar llenos.

3º- Si no lleváis reserva, tendréis que ir antes de las 17-18 horas para coger plaza. Primero, porque pueden estar completos, y segundo, porque las recepciones cierran a esta hora, por lo que si vas más tarde, puede ser que no haya nadie para atenderte.

 

El tema de los horarios también nos llamó mucho la atención, y notamos mucha diferencia entre Holanda y Bélgica. En Holanda todo cierra tempranísimo, y las calles se quedan desiertas desde que empieza a oscurecer. Dependerá del tamaño de las ciudades también, pero menos en Ámsterdam, tuvimos esa impresión en cada sitio de Holanda. En Bélgica no, por suerte. En eso se nos parecen más a los españoles 😉

Hay que tener en cuenta que si se tiene que usar el servicio hay que pagar, normalmente 0,50 €. Así que mejor llevar dinero suelto. O estar dispuesto a entrar en cafeterías, donde te clavan 3-5 € por un café para usarlos 😉

En cuanto al clima a finales de abril y principios de mayo. Pues la verdad es que pensaba que iba a hacer mejor tiempo, y lo cierto es que pasamos algo de frío. No llevamos la ropa demasiado bien pensada, y fue insuficiente. Mi marido, que aguanta frío como un esquimal, tuvo que comprarse allí una chaqueta de las buenas para no congelarse. Y no olvidarse del paraguas, totalmente imprescindible en ambos países. Nunca sabes cuando puede llover 😉

Los holandeses son amabilísimos. Nos sentimos muy bien tratados, nuestra experiencia fue que todos intentaban ayudarnos, incluso aunque no lo pidieras. En Bélgica no nos lo pareció tanto.

Y ahora sí, empezamos!

VIAJE A HOLANDA Y BÉLGICA 2014. INTRODUCCIÓN.

Nuevas vacaciones, nuevo viaje. Esto es así. Desde que llegué a casa en nuestro viaje anterior, ya había empezado a pensar en nuestro siguiente destino… Y la verdad es que en un principio no había sido Holanda.

Mi intención era irme a algún sitio más lejano o más exótico. Soy de las que piensa que mientras las circunstancias me lo permitan, prefiero aprovechar cuando tengo varios días de vacaciones para irme cuanto más lejos, mejor. Que Europa siempre está ahí, es más cómoda, más parecida a lo que vemos a diario… Pero tras pensar en los días que íbamos a estar, que tampoco eran demasiados, y en ciertos condicionantes personales, finalmente nos decidimos por Holanda y Bélgica para aprovechar nuestras escasas vacaciones de 10 días. Y no nos arrepentimos.

El plan de viaje sería trazar una ruta que podríamos modificar sobre la marcha, puesto que no íbamos a llevar reservado el alojamiento. Alquilamos un coche y me hice una pequeña lista con campings cercanos a las zonas que íbamos a visitar para tenerlos a mano, y la idea era estar en cada sitio el tiempo que nos apeteciese y buscar dónde dormir sobre la marcha.

Tengo que confesar que nunca había viajado en plan camping, salvo un par de días a algún sitio cercano. Pero todo un viaje dormir en campings (pequeña caseta) y sin llevarlos reservados no… Y fue, en algunos momentos, un poco desastre, jejeje. Pero también tenía su punto. Más emocionante fue seguro 😉

El itinerario de viaje fue el siguiente:

Día 1: Llegada a Holanda. Noche en Edam.

Día 2: Edam, Volendam, Marken, Alkmaar.

Día 3: Zaanse Schans y Keukenhof.

Día 4: Kinderdijk, Deltf. Noche en Lovaina (Bélgica).

Día 5: Lovaina, Gante (Bélgica)

Día 6: Brujas (Bélgica)

Día 7: Bruselas y Giethoorn (Holanda)

Día 8: Giethoorn, Ámsterdam.

Día 9: Ámsterdam

Día 10: Vuelta a casa.

No era exactamente el que teníamos pensado en un principio, pero en general pudimos cumplirlo bastante bien. Ya os iré contando… Espero que pronto pueda escribir nueva entrada! Mientras tanto os dejo una foto, para ir abriendo boca 😉

Hasta pronto!

kinder web

 

Tenemos nuevo sitio!!!!

Podría decir también algo así como: “Nos mudamos!”. Tengo nueva dirección porque creo que para que sea más útil, la información debería estar clasificada de forma un poco diferente. El contenido en principio será el mismo, pero de acceso y lectura más sencilla. Poco a poco iré  añadiendo cosas nuevas… De todas formas, no me olvido de este blog!! Seguiré publicando en ambos sitios!! 

La nueva dirección es:

http://monitosviajeros.weebly.com/

 

Un saludo, y hasta pronto!!! 🙂

Viaje a Grecia: Conclusiones

Como dije al inicio, Grecia me parece un país fascinante. Tiene paisajes muy variados, y muchas cosas distintas para ver. Me gustó mucho, y ya estoy deseando volver.

Es un país con muchísima historia, y un entendido o apasionado del tema seguro que disfruta un montón con las visitas que hicimos. Nosotros las disfrutamos, por supuesto, pero el mal estado de conservación de muchas de las zonas arqueológicas te deja con ganas de más.

De Atenas ya hablé cuando finalicé la etapa correspondiente. Del resto de zonas que visitamos, me quedo con Nafplio, Epidauro (teatro y pueblito) y Meteora.

Cuándo ir: La temporada alta es de abril a octubre, aunque hay muchas zonas del país que no entienden de temporadas, puesto que siempre están llenas. Los meses de junio a agosto, son muy calurosos, sobre todo en la parte sur del país. Nosotros fuimos en agosto, y pasamos muuuucho calor. Pero si no hay más remedio que ir en esos meses, se soporta como se puede y ya está Guiño

Acerca de la conducción en Grecia, deciros que sólo es necesario el permiso de conducir de España, no hace falta el carnet internacional. Tened cuidado con los conductores griegos, conducen como locos en general. Añaden un carril imaginario entre el arcén y el carril derecho (dejando la línea entre las dos ruedas) para los vehículos que no van muy rápido, y casi casi te “obligan” a ir por él, pitando y haciendo señas para que te apartes… Chocado

Pues nada más, espero que este diario al menos haya despertado en los que lo lean las ganas de conocer este país tan interesante y con tanto que ofrecer. Es mucho más que unas islas preciosas.

Un saludo y hasta la próxima! Mr. Green Amistad

Meteora

Finalizada nuestra aventura por la Argólida, cogimos de nuevo el coche rumbo a Meteora. Queríamos visitar Delfos, pero teníamos demasiado camino por delante para hacer en una sola jornada, así que lo dejamos para otra ocasión.

El camino se nos hizo muy pesado y largo, y fue uno de los días que más calor hizo. Teníamos el aire acondicionado a tope, a pesar de que nos chupaba a toda velocidad el tanque de gasolina. Intentamos ponerlo más suave, o ponerlo a ratos, pero el calor era insoportable.

Deshicimos el camino hecho hacia Atenas, para tomar la autopista A1 hacia Lárissa, y de ahí, adentrarnos en la Grecia continental hacia Kalambáka, donde se encontraba nuestro hotel, a los pies de los monasterios. Tras subir y bajar montañas, llegamos al último tramo del trayecto, una llanura muy extensa en cuyo final se intuían las formaciones rocosas de granito.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAY llegamos a Meteora. Es simplemente increíble. Rocas gigantescas en cuyas cimas se encuentran monasterios desde el siglo XIV. El nombre de Meteora significa “en el aire”, y así es como parecen estar los edificios: suspendidos en el aire.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAntiguamente se accedía a ellos mediante escaleras de cuerda, o montacargas de polea (cestitas que subían a los monjes), aunque actualmente estas poleas se usan sólo para llevar provisiones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASin embargo, a uno de los monasterios, se podía acceder por medio de una especie de teleférico muy pequeño, con una cabina para una o dos personas, que imagino que transportaría cosas y no personas. No sé si alguien en su sano juicio se subiría en algo así! 😛

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe pueden ver los cables por donde va el montacargas que conecta con el monasterio

Entre los siglos XV y XVI llegaron a haber 24 monasterios, de los cuales se conservan activos 6 de ellos. Otros se pueden ver en ruinas. Los que se pueden visitar son el Mégalo Meteoro (o Gran Meteoro), Varlaám, Agios Nikolaos, Roussanou, Agia Triada y Agios Stefanos. Todos abiertos desde las 9 hasta las 4-5 o 6, según el monasterio. Además, se lo tienen bien montado, porque cierran un día a la semana, y parece que ese día lo tienen más o menos bien repartido. El Agios Stefanos cierra el lunes, el Mégalo Meteoro el martes, el Roussanou el miércoles, el Varlaam y el Agia Triada el jueves, y el Agios Nikolaos el viernes. Los fines de semana están todos abiertos. Todo esto en verano, no sé si en invierno cambian horarios!

Los más espectaculares son el monasterio de Varlaám y el Mégalo Meteoro. Nosotros visitamos estos dos y el Ágios Stéfanos.

Éste es el acceso a uno de ellos:

OLYMPUS DIGITAL CAMERAA las chicas nos dan una especie de pareo para cubrir las piernas (da igual que lleves pantalón largo).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Algunos de los monasterios que visitamos por dentro:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Y éstas, las vistas de Meteora. Espectaculares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Pasamos dos noches en Kalambaka. La del día que llegamos, que no pudimos aprovechar casi nada porque los monasterios estaban cerrados, y la del día siguiente. A efectos prácticos tuvimos un día para visitar la zona, sin contar la primera tarde, que la usamos para pasear por el pueblo (tranquilo, aunque no tiene nada de especial). Creo que con un día completo es suficiente, a no ser que queráis verlos todos. Nosotros vimos 3, y recorrimos la zona tranquilamente en un día. Quizás alguien piense que está demasiado lejos de otros sitios interesantes de Grecia, pero merece la pena las horas de carretera. No había visto otro sitio parecido. La visita es totalmente recomendable.

La ruta de vuelta se nos hizo muuucho más pesada. Se notaba que volvíamos a casa. Volvimos por el mismo camino hacia Atenas, donde pasaríamos la última noche. En el camino, hicimos una para en las Termópilas, con altas expectativas, aunque no habíamos leído nada de cómo era. Fue un error no haber sabido lo que nos íbamos a encontrar, porque fue bastante decepcionante. Se llega fácilmente si se sigue la indicación que señala el monumento a Leónidas. Y se llega a eso: a un monumento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nunca supimos (porque no encontramos ninguna indicación) cuál fue el famoso desfiladero donde tuvo lugar la batalla entre griegos y persas, con los famosos 300 espartanos. 

Finalmente llegamos a Atenas. Esta vez teníamos reservado un hotel diferente, al lado de la plaza Sintagma, y con vistas al Palacio del Parlamento. Nada que ver con el anterior. Estuvimos muy cómodos. Dimos un último paseo por Atenas, y nos fuimos a la cama, que al día siguiente volvíamos a casa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nafplio y Epidauro

Llegamos a Nafplio sin darnos cuenta, siguiendo las indicaciones del GPS que se empeñó en llevarnos por el camino más corto posible, por calles estrechas y mal asfaltadas entre campos cultivados y casitas desperdigadas. Cuando nos dijo que faltaban 1000 metros para llegar a la dirección del apartamento que habíamos alquilado, miramos a nuestro alrededor y supusimos que estábamos en nuestro destino.

Nafplio me pareció un sitio precioso y tranquilo. Es una ciudad que a lo largo de su historia ha pasado por manos venecianas, turcas, romanas y griegas, llegando incluso a ser capital del país hasta 1834. Está en una península en con unas vistas espectaculares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Callejear por la zona antigua hasta el anochecer es algo que hay que hacer si se visita Nafplio. El ambiente muy animado pero a la vez tranquilo, con muchos restaurantes y tiendas abiertas. Paseando al lado del mar se puede observar la isla de Bourzi, un islote en el que está el castillo de Mar o de Pasqualigo, un fuerte veneciano de 1471.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACallejeando encontramos, en uno de los extremos de la península, un sitio ideal para darnos un chapuzón. Por lo que nos pareció, tenía toda la pinta de ser un recinto privado, de tipo club o algo similar. Pero como no había nadie que nos prohibiera la entrada y los carteles estaban en griego, nos hicimos los locos, y aprovechamos 😉

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVisitamos también el Bastión de San Andrés, en la colina de la foto anterior, a 216 metros, y al que se podía acceder por unas escaleras interminables de casi 1000 escalones. Con el calor sofocante, decidimos coger el coche y llegar por carretera, por la que también se puede acceder. Se trata de una fortaleza veneciana del siglo XVIII que te permite sacar fotos muy bonitas de la ciudad y de la bahía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASaliendo de Nafplio hacia el este y atravesando la Argólida de llega a otra de las visitas obligadas de la zona: Epidauro. Nuestro GPS interpretó que debía llevarnos al pueblo Néa Epidavros, en lugar de al famoso teatro. Sin embargo, agradecimos el error, porque nos permitió descubrir este precioso pueblo que, de otra manera, nunca hubiésemos visto.

Un pueblito pequeño, al lado del mar, con mucho encanto y en el que aprovechamos para bañarnos y pasar unas horitas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACuando retomamos la carretera, pudimos llegar al yacimiento de Epidauro, gracias a los carteles que iban indicando (malamente) cómo llegar.

Epidauro es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y se considera una de las 7 maravillas de Grecia. El famoso teatro se usa hoy en día para celebrar el Festival de Epidauro. En la antigüedad era conocida por ser donde se inició el culto a Asclepio, hijo de Apolo, y considerado un dios de la medicina.

La atracción estrella es, sin duda, el teatro. Es enorme, y es de los teatros mejor conservados del país. Puede alojar hasta 14000 espectadores. En el centro se encuentra la base del altar de Dionisio, a la cual accedían los actores. El rato que pasamos allí, sentados en las gradas, numerosas personas se iban colocando en ese punto estratégico, la mayoría para cantar y ofrecer un concierto improvisado al los pocos turistas que estábamos de visita. Es una pasada la acústica, lo bien que se oye, aunque te coloques en la última fila (lo comprobamos).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A parte del teatro, Epidauro también tiene un área arqueológica más o menos amplia, pero cuya conservación es bastante pobre. Se ve muy rápido porque queda muy poco que ver… La siguiente foto corresponde al estadio, en la que se ven las gradas que quedan, y la tribuna de los jueces. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA